Las montañas, la pesca… y ella.

Me enamoré de ella como hice con mis truchas. Es bella y graciosa, una incansable luchadora contra corriente.

Me enamoré de ella como con mis montañas. Es fácil conquistarla si la cuidas como se merece. No da un paso de más y es impasible con sus ideas.

Me enamore de ella como hice con la pesca. Requiere paciencia para amarla totalmente, y serle fiel.

Me enamoré de ella como hice del mar. Es brava y apasionada, tímida y delicada en ocasiones.

Me enamoré de ella porque es como un pez. El simple roce de su piel me emociona y desnuda, a la luz del día, es hermosa a morir.

Me enamoré de ella como hice con la fotografía. Siempre da sentido al más simple encuadre. Como la vida misma.

Me enamoré de ella como con la música. Nuestras canciones son nuestros momentos.

Pero me enamoré de ella sobre todo, por lo que aún desconozco. Por lo que conozco, soy suyo.

IMG-20170621-WA0005

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s